domingo, 14 de agosto de 2016

Sobre el método comparativo aplicado a las religiones.

          Existen distintas formas de analizar y acercarse a las religiones, desde la perspectiva de la fe, existen categorías que pudieran ofrecer puntos de vista cómodos, como por ejemplo, el fiel practicante y el sacerdote; desde la perspectiva laica, que observa con detenimiento la religión alejándola de toda relación con la política, dándole solo un ambiente social; también se encuentran los académicos, en este caso cada disciplina ofrece distintas perspectivas, casi todas las humanidades se encuentran relacionadas, la filología y la filosofía, las artes plásticas, entre otras.

          En este orden de ideas se encuentran las ciencias sociales, cuyo objetivo es directamente el estudio del hombre y sus relaciones, donde quedan incluidas sus tradiciones culturales y por ende su desarrollo religioso como un elemento natural a él. El estudio de Religiones Comparadas tiene distintas vertientes, el análisis comparativo histórico desarrollado en Europa, es el más evolucionado de todos, sin lugar a dudas, Mircea Eliade, fundó una fuerte corriente de estudio propia de la religión, utilizando elementos de otras disciplinas, principalmente la historia, la antropología y la filosofía. Sin embargo, otros autores como Campbell han evolucionado el estudio de lo religioso a través de sus variables comunes, en su caso “el mito”.

         Al revisar los textos podemos identificar distintas variables en las religiones que les son comunes, y que al intentar establecer los patrones podría ayudarnos a vencer la subjetividad típica de los problemas comparativos, así como librarnos de los errores de usar un solo enfoque, por ejemplo el histórico, para avanzar. El estudio de esas variables y su identificación son vitales para el análisis comparativo, y podemos definirlas de la siguiente forma:

· Cosmogonía: se refiere al origen del universo y la vida.

· Visión de la Muerte: el fenómeno de lo que ocurre al finalizar la existencia como la conocemos.

· Conciencia de la divinidad: los niveles de conciencia de los fieles con respecto a la divinidad, su identificación con ellas y apego a la institución de fe.

· Hierofanías: lo sagrado, identidades, objetos, tradiciones, y volumen de la Ley.

· Principios de vida: relación del hombre con la sociedad (incluye lo social, político y económico), la familia, y en especial, consigo (introspección).

· Historia: devenir y evolución religioso con su civilización

        Gracias a estos puntos, nos permitimos hacer una comparación utilizando por lo menos dos religiones, y cuyos resúmenes tendremos en los siguientes artículos.