miércoles, 11 de mayo de 2016

Sexto Episodio de "La Historia de Dios" por Nat Geo

En esta oportunidad Nat Geo nos presenta un episodio sobre una de las maneras en las cuales Dios se comunica con nosotros, “los milagros”. La reflexión inicial de Morgan Freeman sobre este fenómeno es muy rica en conceptos, pues pese a lo breve deja claramente definido que un milagro es una forma en la que la divinidad se comunica con los hombres, para los creyentes es la prueba irrefutable de la existencia de un ser superior.

El primer acercamiento que hace sobre los milagros lo realiza con un obrero de limpieza que cae de 47 pisos junto con su hermano, este último fallece, y aún la ciencia no puede entender cómo se salvó. Suponiendo una paradoja para el beneficiario, porque se pudo salvar después de una larga recuperación, pero su pariente murió al instante, generando una constante introspección para comprender por qué sigue con vida.

Luego visita a una familia judía, específicamente en la noche del Pésaj, conversa con la primera mujer en ordenarse Rabí, donde se relata el origen milagroso de los judíos, en especial la noche donde tiñeron con sangre las puertas de sus edificios para proteger a los primogénitos del ángel de la muerte, Pésaj, enviado como décima plaga contra los egipcios. La comida del Pésaj, se realiza con la intención de enseñar a los infantes que los milagros ocurren y que son el pueblo elegido por Dios, sosteniendo su cultura pese a los tiempos difíciles.

Posteriormente hace una especie de paneo, paseándose por la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe en México, Asia con la Kwan Yin, y termina visitando el Vaticano, donde se entrevista nuevamente con el Director de la Academia Pontificia de Ciencias, a quién le pregunta sobre los milagros y este responde que debe aceptarse el milagro como parte de la fe, y son necesarios para convertirse en Santo. Acto seguido, Freeman se entrevista con un profesor que intenta diferenciar la casualidad y los milagros, en el cual este le señala sin cuestionar la fe, que existe la probabilidad de predecir algunos eventos, sin la necesidad de catalogarlos como milagroso.

El presentador viaja a Roma, donde destacan elementos de la civilización romana en el Circo Máximo, el azar, la creencia en milagros, entre otros; y aparece un punto interesante para las religiones comparadas, la posición del romano frente a los dioses era de manipulación, en especial, el culto a Mitra, el Dios de soldados, hombres fuertes y poderosos, que realizaban estricta y disciplinadamente un banquete para compartir entre ellos y hacer bien el ritual, sin embargo, los romanos podían manipular los resultados de las apuestas como parte de la voluntad del Dios.

Freeman, se entrevista con una especialista en el TAO, estudio que promueve el cálculo del destino como parte de sus costumbres, ya que el TAO lo es todo, es la energía, del cual se desprende otra disciplina asiática, el Feng Shui. Cambiando la corriente religiosa, presenta el caso del Islam, que considera que todo lo que pasa es la voluntad de Dios, incluida la medicina. Luego, el programa presenta un caso de sanación en una iglesia protestante cristiana en E.E.U.U. , en el cual un fiel fue sanado por completo sin realizarse ningún tratamiento.

El cierre del programa, lo catalogo como el mejor de toda la saga, pues visita un templo budista, corriente religiosa que se diferencia de todas las demás por su concepción sobre los milagros. El budismo, se fundamenta en los poderes de la mente humana, la mayoría de ellos sin explotar, para los budistas la Iluminación es un milagro, es decir, el ejercicio de la mente, la demostración de amor, el desapego, y la compasión, son los elementos milagrosos que conducen a la felicidad, no como un sentimiento o sensación, sino como un estado de conciencia.


Felicitaciones a Nat Geo y a Morgan Freeman por este excelente episodio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario