jueves, 26 de mayo de 2016

Occidente en crisis.

                La civilización Occidental, a la cual pertenecemos, está en crisis, ya lo avisaba Oswald Spengler en su obra “La decadencia de Occidente” a principios del siglo XX, bien lo podemos observar en nuestras realidades por cada nivel de análisis, en cada Estado que le conforma, población, ciudadanía y en la individualidad.

                Primero se debe ubicar el término “civilización”, lejos del concepto entendido como la condición que caracteriza al apego de las normas y buenas costumbres, y cercano a un entendimiento macro sobre el conjunto de individuos que tienen elementos comunes entre sí, especialmente valores, formas de organización, y regionalización; en especial, teniendo una evolución común, con pocos rasgos de diferencia interna, es decir, entendemos por civilización como una unidad de estudio conformada por un conjunto o masa relativamente homogénea en términos axiológicos, con un origen común y desarrollo parecido, con múltiples relaciones internas que la hace viva y constante movimiento en términos físicos y metafísicos.
               
Entendemos entonces que el mundo, por encima de los Estados, está conformado por civilizaciones, que agrupan a esas unidades políticas territoriales, y entenderlo, nos ofrece la posibilidad de analizar conflictos más complejos que comúnmente asociamos a enfrentamientos entre Estados y en el mejor de los escenarios abrogamos a las fuerzas profundas. Tal es el caso del mundo actual donde podemos observar a tres civilizaciones en constante conflicto, en especial, con la Sociedad Occidental, como es la civilización China, y la Islámica.

                En el caso de los asiáticos se deben considerar elementos de occidentalización que hacen que las tensiones más allá de la diplomacia, se pueden enfocar desde una perspectiva económica, aunque es el comercio precisamente una de las formas de interacción entre civilizaciones, este comercio entendido como universal, se refiere a cualquier tipo de intercambio, y salvo en casos como lo ocurrido en Vietnam y hoy en día en Korea del Norte, no existen otros conflictos que no sean los de la expansión eminentemente económica.
               
Caso distinto ocurre con la Civilización Islámica, la cual se encuentra en conflicto directo con todos los que le rodean, pues se encuentra en completa expansión física, es decir, cada vez ocupa más territorio, para ello usa un instrumento que hace que su caracterización se muy fuerte, la fe en el Islam. La religiones forman parte de las civilizaciones, cada una tiene un mito y una estructura que va marcada, entre otros elementos por el origen geográfico y la estructura de poder, es decir, las religiones son a las civilizaciones, el marco en el cual se enseña a través del uso de ideas asociadas a la divinidad, parte de la historia y la visión que el conjunto tiene con respecto al ambiente que le rodea.
               
El Islam, una civilización y religión que nacieron detentando el poder político y en constante pugna interior sobre las interpretaciones de las palabras del profeta Mahoma, es la Sociedad de mayor expansión que existe actualmente, ha entrado en conflicto directo con Occidente, usando el terrorismo en el caso de la violencia política, y la fe para expandir sus valores y esencia.
               
Occidente en crisis, no se encuentra a si misma, intenta hacer uso de sus herramientas para frenar la expansión islámica violenta, pero no lo logra, pues se han cometido graves errores, entre ellos, considerar que la Declaración Universal de Derechos Humanos, era realmente universal, sin entender que era un producto occidental, impuesto al resto del mundo que no comparte esos principios. Esto ha provocado que la tolerancia se convierta en aceptación y pasividad total frente al adversario, y como consecuencia, en juicios internos, contradicciones fuertes y respuesta lenta ante las amenazas que requieras ser combatidas sin tanta burocracia ni resistencia.
               
Pero esto no es todo, la principal Institución de Occidente, la Iglesia Católica Apostólica y Romana, se encuentra en uno de los peores momentos de su historia desde que se fortaleciera y expandiera en sus orígenes formales. Ha perdido fieles, seguidores, miembros activos, la corrupción es pública y los esfuerzos por depurarla insuficientes, restándole credibilidad institucional y debilitando los fundamentos axiológicos de buena parte de Occidente.
               
Otro elemento que juega en contra, es el continuo resurgimiento de los gobiernos de izquierdas, que desde una visión crítica, totalmente desactualizada, y poco útil, no se percatan de los riesgos y se alían con Estados no Occidentales en perjuicio de los que sí lo son. Este error, además de ser producto de las pasiones más bajas de la política, tiene su origen en una visión más reduccionista en las Relaciones Internacionales, según la cual debe existir una lucha constante entre el Imperio y los gobiernos revolucionarios, hasta que el primero caiga.
               
En definitiva, si Occidente desea sobrevivir, debe regresar a sus orígenes, encontrarse, volver a entender como sociedad que los principios y valores deben evolucionar en una dirección coherente, y que existen adversarios que no se organizan como Occidente ha querido que lo haga el mundo, tienen sus formas propias y avanzarán con ellas hasta el final. 

miércoles, 11 de mayo de 2016

Sexto Episodio de "La Historia de Dios" por Nat Geo

En esta oportunidad Nat Geo nos presenta un episodio sobre una de las maneras en las cuales Dios se comunica con nosotros, “los milagros”. La reflexión inicial de Morgan Freeman sobre este fenómeno es muy rica en conceptos, pues pese a lo breve deja claramente definido que un milagro es una forma en la que la divinidad se comunica con los hombres, para los creyentes es la prueba irrefutable de la existencia de un ser superior.

El primer acercamiento que hace sobre los milagros lo realiza con un obrero de limpieza que cae de 47 pisos junto con su hermano, este último fallece, y aún la ciencia no puede entender cómo se salvó. Suponiendo una paradoja para el beneficiario, porque se pudo salvar después de una larga recuperación, pero su pariente murió al instante, generando una constante introspección para comprender por qué sigue con vida.

Luego visita a una familia judía, específicamente en la noche del Pésaj, conversa con la primera mujer en ordenarse Rabí, donde se relata el origen milagroso de los judíos, en especial la noche donde tiñeron con sangre las puertas de sus edificios para proteger a los primogénitos del ángel de la muerte, Pésaj, enviado como décima plaga contra los egipcios. La comida del Pésaj, se realiza con la intención de enseñar a los infantes que los milagros ocurren y que son el pueblo elegido por Dios, sosteniendo su cultura pese a los tiempos difíciles.

Posteriormente hace una especie de paneo, paseándose por la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe en México, Asia con la Kwan Yin, y termina visitando el Vaticano, donde se entrevista nuevamente con el Director de la Academia Pontificia de Ciencias, a quién le pregunta sobre los milagros y este responde que debe aceptarse el milagro como parte de la fe, y son necesarios para convertirse en Santo. Acto seguido, Freeman se entrevista con un profesor que intenta diferenciar la casualidad y los milagros, en el cual este le señala sin cuestionar la fe, que existe la probabilidad de predecir algunos eventos, sin la necesidad de catalogarlos como milagroso.

El presentador viaja a Roma, donde destacan elementos de la civilización romana en el Circo Máximo, el azar, la creencia en milagros, entre otros; y aparece un punto interesante para las religiones comparadas, la posición del romano frente a los dioses era de manipulación, en especial, el culto a Mitra, el Dios de soldados, hombres fuertes y poderosos, que realizaban estricta y disciplinadamente un banquete para compartir entre ellos y hacer bien el ritual, sin embargo, los romanos podían manipular los resultados de las apuestas como parte de la voluntad del Dios.

Freeman, se entrevista con una especialista en el TAO, estudio que promueve el cálculo del destino como parte de sus costumbres, ya que el TAO lo es todo, es la energía, del cual se desprende otra disciplina asiática, el Feng Shui. Cambiando la corriente religiosa, presenta el caso del Islam, que considera que todo lo que pasa es la voluntad de Dios, incluida la medicina. Luego, el programa presenta un caso de sanación en una iglesia protestante cristiana en E.E.U.U. , en el cual un fiel fue sanado por completo sin realizarse ningún tratamiento.

El cierre del programa, lo catalogo como el mejor de toda la saga, pues visita un templo budista, corriente religiosa que se diferencia de todas las demás por su concepción sobre los milagros. El budismo, se fundamenta en los poderes de la mente humana, la mayoría de ellos sin explotar, para los budistas la Iluminación es un milagro, es decir, el ejercicio de la mente, la demostración de amor, el desapego, y la compasión, son los elementos milagrosos que conducen a la felicidad, no como un sentimiento o sensación, sino como un estado de conciencia.


Felicitaciones a Nat Geo y a Morgan Freeman por este excelente episodio.

jueves, 5 de mayo de 2016

Quinta entrega de “La Historia de Dios: El mal”

En esta oportunidad, Nat Geo nos presenta a través de Morgan Freeman, un episodio para reflexionar y meditar, pues su eje es “el mal”, realmente creo que es un tema difícil de exponer, porque nunca ha existido un consenso sobre la materia, es profundamente diverso. El mal, forma parte del sistema de valores y antivalores con los que todo hombre crece en sus civilizaciones, y son precisamente las religiones las encargadas de promover una determinada visión de ese mal.

Los antiguos filósofos como Parménides y Heráclito, hicieron profundas disertaciones sobre “el bien y el mal”, posteriormente los filósofos medievales mezclaron directamente el debate con la religión, asumiendo posturas dogmáticas que identificaron en su momento a la civilización Occidental, hasta la Ilustración, período en el cual los argumentos eclesiásticos han sido sustituidos por los laicos, generando una visión más secular sobre el tema. Lo cierto es que “el mal”, se reduce a todo lo que hace daño y genera sufrimiento físico, mental y espiritual, sin que alguno de los planos sea excluyente del otro; a razón de esto, las civilizaciones propagan sus valores y antivalores por medio de las religiones y en las legislaciones de los Estados que le conforman, caracterizando a su población de acuerdo a sus costumbres, creencias, y leyes; que desde el punto de vista comparativo, pueden chocar con otras visiones.

El episodio empieza con unas reflexiones que hace Freeman sobre el racismo y los males que agobian a la humanidad, imágenes de violencia racial y política, entre otros; y luego avanza a una entrevista con un asesino y psicópata condenado a cadena perpetua, que está siendo estudiado por un neurólogo, donde tras unas imágenes la corteza frontal orbital del asesino, puede verse debilitada, porque no puede controlar sus impulsos debido a su condición.

Luego Freeman viaja a Egipto, donde se entendía que el Este del Nilo era el nacimiento de lo bueno, lo vivo, la virtud, la Luz, y en el Oeste estaba la tierra de la obscuridad, la tierra de los muertos; en la tumba de Mena, en el Valle de los Reyes, se puede observar el camino espiritual del alma al morirse, viaje que termina cuando su corazón es pesado y sentenciado por Maat y Thot respectivamente, todo frente al Dios Osiris. Para cerrar esta parte, Freeman reflexiona sobre la migración de este sistema al judaísmo, cristianismo o el Islam.

Posteriormente visita a un reverendo bautista, el cual señala que para el cristianismo, Adán y Eva al comer el fruto prohibido cometieron el pecado original, el cual es un deseo primordial o impulso básico y se ha perpetuado de generación en generación, sin embargo termina esta disertación señalando que se puede entender el mal personificado y el mal inherente al hombre.
En su visita a la India, Freeman indaga sobre una de las fuentes del mal para el hinduismo, las almas infelices, las cuales se quedan en este plano y deben ser exorcizadas del espirítu, mente, cuerpo y espacios físicos para que dejen a los seres humanos desarrollarse tranquilamente. Básicamente la mitología de la región señala que un espíritu maligno fue ayudado por Shiva, y para que se le curaran sus males y tormentos, se le fue asignada una misión, proteger a los hombres. También son exorcizados los espíritus de los antepasados que están infelices y que tienden a generar problemas de salud mental y física en sus familiares, los cuales deben tratar a sus antepasados como si estuviesen vivos para que sigan su camino. En el hinduismo no existe dicotomía entre el bien y el mal, se trata con respeto a todos sin importar que sean buenos o malos.

Aparece el Zoroastrismo por primera vez en la serie, esta religión tiene una antigüedad de 3500 años y nace en la región iraní, su símbolo principal es el fuego, según ellos hay dos espíritus dentro de ti, uno bueno y otro malo, la idea es vencer el mal, hacer el bien. Sus ceremonias se hacen en avéstico, lengua antigua hablada por Zoroastro. Este afirmaba que Dios y el Diablo iban a pelear, idea que permeó al judaísmo, al cristianismo y al Islam; el fundamento sostiene que no existe un mal personificado, razón por la cual el bien y el mal están dentro de ti. Su pensamiento se basa en “Buenas ideas, buenas palabras, buenas acciones.”

De vuelta a la visión científica, Freeman viaja a Nueva Zelanda, donde un psicólogo organiza distintos experimentos de conducta con niños, en los cuales se les puede observar las diferencias conductuales entre los pequeños que no hacen caso y tratan de ganar las pruebas usando trampa cuando nadie los está viendo, y los infantes a los cuales se les dice que algún ser sobrenatural los estará acompañando mientras estén solos. Los últimos niños se comportan mejor, razón por la cual la investigación sugiere que es necesario creer que existe Dios para evitar el mal y asegurar el buen comportamiento.

En la India, en un templo Budista Tibetano, Morgan Freeman constata que el budista intenta luchar contra el mal interior para alcanzar la iluminación, lo hace a través de la meditación y la contemplación. Para culminar, el episodio, nuestro presentador entrevista a un excabeza rapada neonazi que tuvo una epifanía, una presencia divina se le reveló y le hizo cambiar mediante pequeños milagros que describe como pareja, hijo, familia, transformación personal.


En conclusión, creo que este capítulo ha sido de los mejores desde el punto de vista comparativo, ha incluido sorpresivamente lo que queda del zoroastrismo, promoviendo la investigación y los avances científicos relacionados a los asuntos de la fe, la religión y el orden social. Felicitaciones nuevamente a Morgan Freeman y a Nat Geo.