miércoles, 20 de abril de 2016

Tercera entrega de “Historia de Dios” por Nat Geo.

Lo primero que debo reconocer, antes de realizar cualquier análisis, es que en esta tercera entrega, se recuperó la calidad del primer episodio. Atrás parece haber quedado el segundo episodio lleno de desacertadas terminologías cuando se refiere a lo religioso.

En esta entrega, una vez más Morgan Freeman, anima la investigación sobre Dios, específicamente preguntándose “¿quién es Dios?, y empieza un largo tránsito por las distintas visiones politeístas y monoteístas que sirven de referencia, en el primer caso viaja a la India y se encuentra con un panorama interesante. El hinduismo es una religión compleja en cuanto a su estructura y cosmogonía, aun cuando es posible observar la trinidad superior conformada por Brahma, Shiva y Vishnú, existen multiplicidad de dioses con cualidades asociadas a conductas o virtudes humanas, y cuando se pretende desarrollar esa virtud, se le elevan templos a esa figura.

Luego aborda la creencia de Los Navajos, también politeísta, y hace una importante conexión en la transición del politeísmo al monoteísmo, va a Egipto donde surge Akenatón, Rey egipcio que en contra de las corrientes antiguas y a la tradición sacerdotal, hizo una reducción a un solo Dios, representado por el Sol, esto generó revueltas y descontento, hasta que su sucesor, Tutankamón, cediendo y siendo manipulado por los sacerdotes de la época, retornara a la sociedad del antiguo Egipto a la adoración de múltiples deidades.

Sin embargo, también hace hincapié en Stonehenge, conjunto monolítico de adoración al Sol tan antiguo que todavía no hay certeza sobre la civilización que los levantó. Lo cierto es que nace el mito Solar y con él las religiones monoteístas, pero ¿por qué? Por una sencilla razón, la observación de los antiguos y sus estudios, les ayudaban a determinar a través del Sol y la Luna los ciclos de sequía, lluvia, inundaciones, siembra, cosecha, entre otros. Es por esto que hoy en día se conservan en los calendarios las celebraciones mágico religiosas asociadas filosóficamente a los solsticios y equinoccios, así como a las fases del ciclo lunar.
               
Luego avanza sobre el monoteísmo y explica esencialmente la figura de Dios en las religiones dominantes, especialmente el Islam, en el cual se denota claramente la distinción con los sistemas mayoritarios, pues para ellos Dios no puede ser concebido, es una idea tan abstracta que solo asumen su existencia como una totalidad. En el caso del cristianismo, en especial la rama evangélica protestante que no quedó claramente identificada, pero al parecer eran carismáticos, Dios es identificable a través de Jesús, a quién se le atribuye ser su hijo.
               
Un detalle, que realmente llama la atención, es que Morgan Freeman se hace estudios cerebrales para diferenciar la actividad neuronal antes y después de realizar una meditación u oración, apuntando a uno de los mayores esfuerzos del hombre por entender su papel en el Universo, la Ciencia y su método; comprobándose un incremento en la actividad cerebral. Por demás interesante, esa pequeña puerta abierta para todos que se suma a los estudios realizados por diversas universidades en el mundo, según los cuales, las personas que meditan, oran, tienen alguna fe y viven en armonía, son más sanas, felices y longevas.
               

En conclusión, el capítulo fue muy bueno por diversas razones entre ellas destacan: la ratificación del mito solar, el uso de la ciencia para explicar el fenómeno, y la forma en la cual se hiló el programa, en especial la transición politeísmo-monoteísmo. Felicitaciones a NatGeo y a Morgan Freeman, espero con ganas el próximo episodio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario