jueves, 14 de abril de 2016

Segunda entrega de “La Historia de Dios: Apocalipsis”

En esta oportunidad es imposible ocultar mi decepción con respecto al segundo capítulo de “La Historia de Dios”, primero resaltaré los aspectos positivos y luego mis críticas al programa.

En este sentido, Nat Geo ha logrado hacer una comparación entre las distintas creencias, vigentes y mayoritarias, como los son el cristianismo, el islam, y el budismo; además del abordaje a la antigua civilización Maya, todo en torno al tema del Apocalipsis. Otro aspecto positivo fue resaltar la existencia de los Esenios, hoy en día, esta primitiva tribu judía es poco tomada en cuenta por investigaciones serias, siendo una de las bases del Cristianismo.

Se debe destacar la excelente actuación de Morgan Freeman, le brinda a cualquier documental un halo de excelencia y sobriedad, en especial porque se presenta con naturalidad y sensibilidad frente a quienes le exponen de manera personal y académica asuntos referidos a la religiosidad.

Sin embargo, lo anteriormente mencionado, no evitó una sensación negativa, el primer aspecto y punto de crítica más importante, radica en no aclarar el verdadero significado de la palabra Apocalipsis, y procederé a explicar que poco tiene que ver con el fin de los tiempos, la palabra tiene origen griego Apokálypsis y significa sencillamente Revelación. Tiene que ver estrictamente con las revelaciones hechas por entidades espirituales, que variarán dependiendo de la religión, sobre seres humanos. Ha sido asociada con la actividad espiritual para sentar bases morales y reglamentos, como la revelación de Dios a Moisés a través de los distintos hechos que se pueden considerar sagrados en el libro del Éxodo del Antiguo Testamento; así como para promover la profundidad mística de una corriente como por ejemplo, el viaje de Henóch (Apócrifo Judío), el evangelio de Judas (Apócrifo Cristiano), y la revelación de Juan el Evangelista (Canónico Cristiano).

Pero existen otros ejemplos, las enseñanzas de Buda al alcanzar el Nirvana son revelaciones; el Nirvana como iluminación, puede ser considerado un evento de revelación interna. Cada corriente religiosa tiene su apocalipsis, por medio de ella se escriben textos como el Corán, inspirado por Alá, el Libro del Mormón, por Moroní, y así en la mayoría de las creencias que tienen libros sagrados; en otros casos, las civilizaciones acuden al sitio a que le revelen como el Oráculo de Delphos, las artes adivinatorias nórdicas, el chamanismo indígena, y el espiritismo. Si se habla de apocalipsis se debe entender que la revelación es hierofanía, es decir, sagrada, y no necesariamente es plasmada en algún texto y queda en la posteridad, sino que nos referimos a aspectos intangibles, metafísicos, más cercanos a lo filosófico y mental, que a la representación física.

En segundo lugar, creo firmemente que debieron dejar este tema para otra entrega y enfocarse en hacer un estudio comparado sobre Cosmogonía para el segundo capítulo, ya que todas las religiones tienen una visión del origen del Universo. El tercer y último aspecto negativo, es que están alejándose del estudio comparativo serio, y empiezan a considerar particularidades religiosas poco relevantes como una rama evangélica bautista en EEUU, que fundaron luego de la tragedia del huracán Katrina.

En conclusión, Nat Geo debe utilizar los términos más adecuados para mejorar el programa y continuar con la labor de información e instrucción, usar a la ligera el término apocalipsis en materia religiosa es bastante delicado, en especial si se quiere atraer público. Entiendo perfectamente la necesidad de llamar la atención a los televidentes y provocarlos con temas que son considerados polémicos y/o tabú, pero repito que el contenido pudiera estar más adaptado a la academia y menos al común. Creo firmemente que el programa mejorará, y Morgan Freeman nos seguirá llevando por ese Universo desconocido de las “Religiones Comparadas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario